9 dic. 2010

Cuando uno dice: "Si, acepto" ¿Sabe en realidad que es lo que esta aceptando? Oh mis amores, si supieran lo que dicen cuando dicen "Si, acepto". Sé pocas cosas, pero todas tienen que ver con amar, y ser amado. Con respetarse, y aceptarse. Ninguna de ellas tiene que ver con someterse, si no con aprender y tolerar. ¿Será que amar no se trata de fundirse y perderse en el otro? ¿Será que se trata de dos individuos que crecen juntos? Aceptar al otro es tenerle fe. Respetar sus tiempos, sus espacios, entender sus silencios, y esperar sus señales. Para aceptar, primero hay que conocer lo que se ve del otro, y lo que no se ve. Y así puedo decir, "Te conozco, y porque te conozco te elijo, y porque te elijo, te acepto, y porque me aceptas soy feliz". También acepto la sorpresa, porque siendo dos, al volver a casa ya no encontraré todo como lo deje. Habrá otro, con su mundo. Un mundo que engrandece el mío. Hay que saber cual es el debe y el haber. Aceptar al otro es aceptar lo mejor de nosotros mismos. Porque quien nos elige nos devuelve puro amor. Amor por amor. Y a semejante amor, por supuesto, le digo "Si, acepto".

No hay comentarios: